miércoles, 29 de julio de 2009

La falta de información y respaldo para las madres que alimentan con biberón podría poner en peligro la salud de sus bebés, según advierten investigad

MARTES, 14 de julio (HealthDay News/Dr. Tango) -- La falta de información y respaldo para las madres que alimentan con biberón podría poner en peligro la salud de sus bebés, según advierten investigadores británicos que revisaron 23 estudios con más de 13,000 participantes.
La mayoría de bebés reciben algo de fórmula infantil durante el primer año de vida, incluso si las madres han decidido amamantarlos, apuntaron el Dr. Rajalakshmi Lakshman y colegas, de la Universidad de Cambridge. Las variaciones en la alimentación con biberón tienen consecuencias a largo plazo para la salud de los niños, apuntaron.
Su revisión de los estudios publicados identificó varios temas comunes, entre ellos:
Algunas madres que usaban biberón, ya fuera porque no podían amamantar o porque así lo preferían, experimentaron emociones negativas como culpa, preocupación sobre el impacto para el bebé, preocupación sobre la opinión de los profesionales de la salud, incertidumbre sobre cómo hacerlo o un sentimiento de fracaso y rabia al sentir presión por amamantar.
Algunas madres afirmaron que no recibieron suficiente información sobre las técnicas correctas de dar el biberón, lo que dificultaba que tomaran decisiones sobre si debían alimentar a los bebés con biberón, y las dejaba sintiéndose inseguras sobre las frecuencias y cantidades apropiadas para la alimentación.
Fue común que las madres cometieran errores al preparar la fórmula para el biberón. La preparación incorrecta puede aumentar el riesgo de infección, promover el aumento excesivo de peso o dejar a los bebés desnutridos.
Algunas madres que daban el biberón sentían que las parteras de los hospitales pasaban mucho más tiempo con las madres lactantes.
Los hallazgos aparecen en línea en la edición del 14 de julio de la revista Archives of Disease in Childhood.
Promover la lactancia materna es importante, porque es la opción más sana para madre y bebé, apuntaron los autores. Pero añadieron que "también es necesario asegurar que las necesidades de las madres que alimentan con biberón se satisfagan... La información y respaldo inadecuados para las madres que deciden alimentar con biberón puede poner en riesgo la salud de los bebés".
Si los profesionales médicos no proveen información correcta sobre el uso del biberón, las madres buscarán ayuda de familiares y amigos, lo que podría aumentar el riesgo de que se transmitan prácticas inadecuadas de alimentación, advirtieron los investigadores.Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
FUENTE: BMJ Specialist Journals, news release, July 13, 2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada